Harold-Granados-Shaper-Boards

Cogua: Un colombiano de mostrar.

Un colombiano de mostrar.

Harold Granados, shaper colombiano, mas conocido por todos en el medio del kite como «Cogua», llegó a la mayoría de edad profesional con la tabla Bon-Ba Cogua que ganó en Cabaret el primer lugar y la entrada para el Cape Town Red Bull King of the Air de Cape Town 2020de Sur África, con el pro-rider dominicano Luis Alberto Cruz.

Una historia de vida.

Cogua nació en San Andrés isla en 1980, en una familia con escasas posibilidades. Caribeño, hablador, lleno de sueños, un niño inquieto e insoportable que escapaba del colegio para pasear por las estaciones de windsurf de San Luis; con tan buena y mala suerte que en su necedad y jugando con otro niño de la playa, tumbó la estantería de tablas de la Escuela de Happy, que funcionaba en San Andrés en esos años; la repisa se vino abajo y se rompieron parte del preciado material de windsurf del centro de navegación.

Cogua Windsurf Cabo Harold windsurf en Cabo de la Vela.

Aquí empieza una historia de fibra de vidrio y de pasión. Una historia de compromiso y ejemplo. Harold, quien no sabía navegar, ni echar fibra y prácticamente sus únicas habilidades eran hablar el inglés patuá propio de los isleños, leer, escribir y tener nociones básicas de matemáticas se hizo cargo de su daño, y a sus escasos 12 años preguntó al alemán administrador de Happy cómo podía remediar semejante desastre, a sabiendas que a sus padres no les alcanzarían para pagar. Erick le entregó una escoba y le dijo: “Todas las tardes vienes y barres las hojas de la playa”. Erick era una buena persona, además de fibrero (reparaba, fabricaba, lijaba, pulía) y no menos importante, hacia windsurf en las tardes. Harold lo recuerda con aprecio “me enseñó dos cosas fundamentales en mi vida: hacer windsurfing y echar fibra de vidrio”.

Se aplicó, iba con entusiasmo a pagar su deuda y en poco tiempo ya era un fibrero principiante y un windsurfista avanzado; era bueno para el windsurf, sobre todo en freestyle, su estatura y poco peso lo hizo hábil en la tabla y perfeccionó saltos, loops y figuras. Soñaba con hacer su propia tabla. Trabajó en ello por casi un año. El resultado: Una tabla como un Titanic, que pesaba más de 20 kilos, era imposible de navegar, pero por lo menos flotaba, el reto fue cómo bajarle el peso.

El camino de fabricante de tablas  estaba empezando.

Para los que conocemos a Harold, sabemos que su terquedad y persistencia no tienen límites. Pensando en su futuro como fabricante de tablas decidió graduarse “bien” del colegio ITI de San Andrés, para optar por una beca universitaria en el continente. Lo supo desde el primer momento, tendría que estudiar Diseño Industrial. Miró el mapa del país y buscó, no la mejor universidad, sino la más cercana a un lugar con viento, donde pudiera probar sus prototipos y escogió la Católica de Pereira que estaba a poca distancia del lago Calima.

Me gané la vida mucho tiempo reparando las tablas de los navegantes, así aprendía, viajaba, y hacía windsurf. Los fines de semana nos veíamos en el lago, ellos rompían, yo reparaba, y al final del día navegaba con equipos prestados. Por esa época empecé a competir, a ganar en freestyle, a veces en race, en nacionales, en algunas competencias internacionales.

Era tanta la fiebre que con unos amigos decidimos ir a Isla Margarita. ¡ Para volverse loco¡ Allí pude ver las tendencias del año, los cambios en los diseños, pero era caro probar las tablas, pagar la estadía era imposible. Tenían un sistema de alquiler con un seguro, la gente rompía y sacaba la siguiente tabla. Así que me arriesgue y le ofrecí a uno de los dueños que le reparaba las tablas a cambio de usar el material, a los pocos días estaba reparando y probando las tablas de toda la isla. Fui a Margarita seguido muchos años, ahorraba, trabajaba, hacia negocios, así conseguí el primer capital para montar la fábrica en Pereira.

En la universidad los profesores consideraban que yo era un excéntrico, me decían: Oiga, Granados, no solo existen las tablas, también se pueden diseñar joyas, mesas, jarras, muebles. Yo siempre enfocaba todo a las tablas. Hacía pendientes y collares con tablas talladas en coco, hice para un bar una mesa en forma de tabla. Si el tema era contable, de mercadeo, administrativo, de lo que fuera, yo solo pensaba en tablas. Así aprendí entre otras a concebir el negocio.

El nombre COGUA

Cuando llegamos a la parte de diseño gráfico surgió el nombre: Cogua, era parte de lo que estaba experimentando en el taller, tablas echas también con fibras de coco y guadua: co-gua, y para el logo me inspiré en los diseños étnicos. Pero lo que más me interesaba era usar el diseño industrial para soluciones a problemas concretos. En Pereira vivía en una zona de talleres automotrices y me dio por ensayar un borde para las tablas de kite con las correas viejas de ventiladores de carro. Eso resolvía el problema de las tablas que se desportillaban con gran facilidad. Así empecé a buscar soluciones a la tabla muy rígida, a la que salpica al navegante, a la que debe soportar a alguien pesado.

Cada problema es para mí un reto.

Lo de Talín fue muy sorprendente. Unos señores a los que conocí en Margarita estaban buscando un shaper y me fui con ellos para Estonia. Allí diseñé una colección de tablas de kite para su marca europea. Yo estaba alucinando, hacía una corrección en el Auto Cad y a las dos horas me traían un prototipo. Tenía diseñadores, fibreros, cortadores haciendo mis diseños. Sin el inglés, esto no hubiera sido posible. Yo regresé con la idea clara del montaje de una producción en serie. Me instalé en Darien, Calima, y empecé con el problema de las ventas. Era capaz de producir las tablas, pero y ¿el mercadeo, las entregas? Así que tomé la decisión de patrocinar a los mejores, viajar a todos los eventos de kite. Cogua ha patrocinado al dominicano Luis Alberto Cruz, ganador del MAI TAI / WORLD KITEBOARDING LEAGUE – CABARETE Republica Dominicana 2016.  A Ricardo Leccese el italo colombiano número uno en el ranking oficial de la International Kiteboarding Assosiation (IKA) y a los riders colombianos Jordy Timaná y Beto Gómez.

La principal característica de nuestras tablas Cogua es que son hechas a mano, que seguimos usando materiales naturales en combinación con una alta tecnología. En Cogua hacemos principalmente tablas de kite, pero también longboards, tablas de surf, tablas de SUP, skimboards, skateboards, ahora estamos haciendo tablas balance, que en esta época de coronavirus están pegando, pues sirve también para hacer ejercicio en casa. Y por supuesto seguimos dando servicio y reparando tablas a todos los navegantes del país.

A mí la cuarentena me ha parecido increíble, pues volví al trabajo básico, a echar fibra y lija en solitario. Estoy feliz trabajando en las tablas, en un nuevo diseño; es que a veces uno olvida con los afanes de la vida lo esencial, se pone a mercadear, se desconcentra, y lo importante es el origen, no olvidar la motivación inicial, no perder el rumbo.

¿Una tabla hecha a mano? No lo pienses dos veces, Cogua es la decisión. Compra colombiano. https://coguakiteboarding.com/

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − catorce =